Como evitar que los hijos se vean afectados durante el proceso de divorcio

En cualquier caso de divircio, se le recomienda buscar la asesoria legal correspondiente, para que su caso sea resuelto de la mejor manera posible.

El divorcio en muchas ocasiones es la solución a muchos conflictos sucedidos en el hogar, donde la pareja puede tener una vida aparte más sana, sin agresiones verbales y en infinidad de casos físicas. El problema en estos caso de divorcios cuando hay hijos en medio, es que no solo hay una ruptura entre una pareja o un núcleo familia, sino que también hay una separación entre padre –hijos- madre. Los niños muchas veces quedan en un limbo emocional que dependiendo su edad van a enfrentar y demostrar aceptación, conformidad o rechazo. No es nuevo para la sociedad en que vivimos, que los hijos son los principales afectados en un proceso de divorcio, cada niño lo enfrenta de manera diferente, más sin embargo a todos les afecta de una u otra manera. Los hijos se ven a sí mismos inmersos en un hogar hostil, roto, en muchas ocasiones no se puede evitar que escuchen conversaciones hirientes, reproches, palabras que quedan clavadas en sus mentes y en sus corazones causando resentimientos, marcando no solo su vida en ese momento sino que comprometiendo sus actitudes a medida que va alcanzando la madurez. Si ya has decidido divorciarte, busca asesoría legal, Abogados Divorcio.

Mas allá de querer predecir que un porcentaje de los matrimonios no resultan en “para toda la vida”, las rupturas dejan alarmantes secuelas en los niños. Se ha comprobado que muchos hijos hasta se creen culpables de la ruptura de sus padres.

 

Que debemos evitar para afectar lo menos posible a los hijos

 

Todas las parejas que están pasando por un proceso de divorcio express pasan por muchas situaciones incomodas, peleas, discusiones, insultos, o simplemente llegan al punto que comienzan a ignorarse sin darse cuenta por su mismo enojo que hay niños escuchando y observando todas sus conductas, e incluso copiando muchas de ellas como patrones que en un futuro el niño hecho ya adulto puede repetir en muchas ocasiones.

Para prevenir esto las parejas que tomen la decisión de hacer una separación con sus cónyuges deben evitar hablar o discutir sobre el divorcio delante de los hijos, se recomienda introducir el tema explicando las causas que motivan la separación, sin detallar situaciones hirientes, sin necesidad de culpase entre si, al contrario se puede abordar el tema de manera sencilla de manera que ellos puedan entender el derecho a la felicidad particular de los padres, sin tener que ver nada con el amor materno y partero hacia sus hijos. Teniendo la prudencia de no precipitar al niño a escoger entre mama o papa. Normalmente el niño tendrá sentimientos encontrados pues ama a sus padres y no quiere estar sin ellos.

Una vez consumado el divorcio, debemos librarnos de odios, y resentimientos, resulta imperdonable regalarle al niño el afecto de uno de sus padres solo por evitar estar en contacto con su ex cónyuge. Por muy difícil que sea la ruptura, no se puede quebrantar la relación padre e hijo, ya que en su mayoría la custodia de los niños queda con su madre, y de ser la custodia compartida, normalmente viven con la figura materna en casa, dando a la figura paterna solo visitas durante el día, en otros caso varias veces por semana, y casos extremos solo de fines de semana.

Debes tomar en cuenta

a.- Los conflictos matrimoniales no son culpa de los hijos.

b.- Ellos deben saber que a pesar del distanciamiento siempre contaran con el cariño, el afecto y el apoyo de sus padres, sin importar lo que haya pasado.

c.- Los hijos son el principal motivo para dejar de lado cualquier conflicto, o rencor, nuestra prioridad debe ser su bienestar y seguridad.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *